Vivian Bruchez: «En el Denali, dejas de pensar y actúas» (1a parte)

Vivian Bruchez: "En el Denali, dejas de pensar y actúas"

Relato de la expedición al McKinley por Vivian Bruchez, quien acompañó al equipo para aportar sus conocimientos en seguridad en la montaña.

Vivian es guía de montaña y uno de los mejores especialistas de esquí extremo del mundo.

[   ¿Has leído todas las historias del McKinley?  ]

[  Descargate «Déjame Vivir», los desafíos del segundo año Summits of My Life  ]

Parte I

¡Irse de expedición con Kilian Jornet, Sébastien Montaz Rosset y Jordi Tosas es intimidante si juzgamos por su palmarés! Todos tenemos una visión diferente de la montaña pero en el McKinley nos dimos cuenta que somos bastante complementarios, ya que cada uno aportó su experiencia y su identidad al grupo. Como Kilian, nos vimos impregnados los unos a los otros con lo que sabíamos hacer.

 

Fase 1: viaje, preparación y espera de buen tiempo para poder acceder al glaciar en avión (4 días en Talkeetna)

Llegamos a Anchorage, Alaska, donde aprovechamos para comprar toda la comida que íbamos a necesitar. Primer dilema de la expedición: ¿nos vamos ligeros en todos los sentidos? ¿O debemos dejarnos un poco de margen para el confort en cuanto a la comida? Las siguientes semanas nos enseñaron que aunque pensábamos que teníamos de todo, nos equivocamos, y tuvimos suerte de poder coger algunos alimentos que otros alpinistas habían dejado en el campo base.

El tiempo nos bloqueó durante 4 días en Talkeenta ya que los aviones no podían volar. Durante esos días, Kilian iba a correr por la mañana y por la tarde y Jordi iba a escalar en un puente metálico encima de un río enorme. Seb ajustaba los últimos detalles del drone y aprovechó para enseñarme algunos trucos del montaje en video. Le gusta transmitir su experiencia, se nota que tiene un lado pedagógico ligado a su faceta de guía de montaña y monitor de esquí.

Durante estos cuatro días tuvimos una formación por parte de los rangers del parque nacional del Denali. Es un paso obligatorio para coger el avión hacia el glaciar. Me pareció muy interesante e informativo, ya que los rangers nos ofrecieron una bonita presentación de su montaña y escucharon nuestras preguntas. Es una medida de prevención que me gustó.

Vivian Bruchez: "En el Denali, dejas de pensar y actúas"

Fase 2: Despegue en avión, portaje hasta el campo base

Después de los días de espera en Talkeetna, por fin pudimos volar hacia el glaciar. El tiempo había mejorado y despegamos al atardecer. Nada más poner un pie en el glaciar, ni nos lo planteamos: LET’S GO! Yo nunca había usado una Pulka, y con las prisas até mal mi mochila, e iba girándose todo el rato…

Mis compañeros, mucho más rápidos que yo, me cogieron ventaja enseguida y de repente me encontré solo en el glaciar. Poco a poco fui avanzando buscando mi ritmo. Al final los cogí. ¡Se habían parado a hacer fotos! Juntos avanzamos un trozo más, buscando un sitio donde pasar la noche, cerca del campo 2.

A la mañana siguiente nos levantamos y rápidamente alcanzamos el campo 3 (3.400m), donde nos instalamos. Aprovechamos el día para subir hasta el campo 4 a dejar material, y volvimos a dormir al campo 3. Al día siguiente ya subimos hasta el campo 4 (campo médico), que fue nuestra casa durante las siguientes semanas. Un buen lugar para aclimatarnos y estar cómodos, con muchos lugares cerca para poder escalar.

Vivian Bruchez: "En el Denali, dejas de pensar y actúas"

Fase 3: Aclimatación

El cuarto día subimos a la West Rib con los esquís en la mochila. Cerca de los 5.200m Seb y yo decidimos pararnos, nos encontrábamos bastante cansados y débiles debido a la altura, así que esquiamos una parte del itinerario de la West Rib.

Jordi y Kilian continuaron hacia la cima. Jordi se paró allí, en la cima de la arista, y bajó solo por la vía normal. Kilian subió desde allí hasta la cima del McKinley, ¡y bajó en esquís por la parte de escalada de la West Rib!

Espectacular. En ese momento me di cuenta que Kilian ha mejorado muchísimo su nivel de esquí. Salta igual de ágil por las piedras igual que si estuviera bajando corriendo por el Cervino. En las subidas, se concentra para medir y analizar la dificultad de cada paso. Ahora mismo, Kilian es el esquiador más completo del planeta.

 

Vivian Bruchez: "En el Denali, dejas de pensar y actúas"

En la parte II, el día del récord, los proyectos personales y la vuelta a la realidad.

¿Has leído todas las historias del McKinley?

Película Déjame Vivir – segundo año del proyecto Summits of My Life

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


    Go to top