Kilian Jornet summits Everest twice in one week without supplemental oxygen.

ndp1

Kilian Jornet escaló ayer 27 de mayo la cara norte del Everest (8.848m) por segunda vez en una semana. Para ello no utilizó ni oxígeno, ni cuerdas fijas y lo hizo de una sola tirada. Con esta ascensión Jornet repite cima en el techo del mundo seis días después de haber subido por primera vez y explicaba: “¡Estoy muy emocionado de haber podido hacer cumbre otra vez! Hoy me he encontrado bien aunque hacía mucho viento y me ha costado bastante avanzar. Hacer dos veces cumbre en el Everest en una semana y sin oxígeno creo que establece una nueva línea de posibilidades en alpinismo y estoy muy contento de haberlo podido llevar a cabo “, explicaba Jornet.

 

Dos cimas en una semana

 

Jornet ha hecho cumbre por la cara Norte del Everest el 27 de mayo a las 9 de la noche (+5:45GMT). Había salido desde el Advanced Base Camp, situado en 6.400m. Desde allí se dirigía hacia la cima pasando por los tres campos de altura donde normalmente se detienen los alpinistas que quieren escalar la montaña más alta del mundo y que tardan una media de cuatro días.

 

El ascenso a la cima ha sido lento pero progresivo. El viento ha sido el principal obstáculo que Jornet ha tenido que superar, en un día muy ventoso en el Himalaya. Las condiciones meteorológicas han mejorado durante la noche y para la parte final del reto volvía al Campo Base Avanzado 28h30 horas después de la salida.

 

Con este ascenso Jornet repite la proeza de escalar la cima del mundo después de haberlo hecho hace seis días. En aquella ocasión lo hizo en 26h pero saliendo desde el Campo Base del Everest, en el antiguo monasterio de Rongbuk a 5.100m. El ascenso había empezado bien pero hacia 7.500m unas molestias estomacales ralentizaron el ritmo de Jornet que se vio obligado a detenerse constantemente y pararse de regreso en el Advanced Base Camp y comentaba: “A partir de 7.500 no me encontraba muy bien y avanzaba muy lentamente. Cada pocos metros tenía que detenerme ya fuera con vómitos o con rampas. A pesar de todo, me encontraba bien en altura y decidí continuar. De vuelta, sin embargo, pensé que me gustaría volver a intentarlo encontrándome en buenas condiciones “.

 

Los dos ascensos forman parte del proyecto Summits of My Life, que desde 2012 le ha llevado a viajar por todo el mundo intentando establecer récords de ascenso a las montañas más icónicas del planeta. Comenzó en la cordillera del Mont Blanc en 2012 y desde entonces ha escalado montañas en Europa (Mont Blanc y Cervino), en América del Norte (Denali) y en América del Sur (Aconcagua).

En el reto del Everest, Jornet ha sido acompañado de Sébastien Montaz-Rosset, guía de montaña y videocámara de la expedición.

Ahora, Jornet y Montaz descansan en el Campo Base del Everest antes de volver hacia hacia Europa.

 

Tiempos de paso acumulado del reto

Everest Advanced Base Camp (6.400m)-Summit (8.848m): 17h

Summit (8.848m) – Everest Advanced Base Camp (6.400m): 28h30

ndp2

Kilian Jornet summited Mount Everest twice in a week without using supplemental oxygen.

5

Kilian Jornet summited Mount Everest twice in a week without using supplemental oxygen. For this ascent, Kilian Jornet left on May 27th from Advanced Base Camp (6.500m) and it took him 17 hours to the summit in a very windy day. From there, he returned to the Advanced Base Camp where he is resting with Seb Montaz. More info soon.

Kilian Jornet repite cima en el Everest dos veces en una semana sin usar oxígeno artificial. Para este ascenso, Kilian Jornet salió el 27 de mayo del Campo Base Avanzado (6.500m) e hizo cumbre en 17 horas en un día con mucho viento. Desde allí, volvió al Campo Base Avanzado donde está descansando con Seb Montaz. Más información pronto.

Picture: Kilian Jornet, back in the Advanced Base Camp

El ascenso al Everest de Kilian Jornet

Jornet hace cumbre en solitario en la montaña más alta del mundo (8.848m) sin oxígeno, sin utilizar cuerdas fijas y de una sola tirada

Con este ascenso, que forma parte del proyecto Summits of My Life, ha establecido una nueva marca de velocidad de 26h desde el Campo Base del Everest (5.100) hasta la cima, a 8.848m

Debido a unas molestias estomacales Jornet no ha completado el descenso hasta el Campo Base del Everest y se recupera actualmente en el Campo Base Avanzado del Everest (6.400m)

“Hasta 7.700m me he encontrado muy bien y avanzaba según el plan previsto, pero a partir de ese punto me he empezado a encontrar mal, supongo que por un virus estomacal. Desde allí he avanzado muy lentamente y tenía que ir parando cada poco para irme recuperando. Finalmente, he hecho cumbre a medianoche “, explicaba Jornet

 

Barcelona, 22/05/2017 – Kilian Jornet ha hecho cumbre en el Everest en la medianoche (hora local) del 21 al 22 de mayo. Para ello no ha utilizado ni oxígeno, ni cuerdas fijas y lo ha hecho de una sola tirada. Con este ascenso, Kilian Jornet establece un nuevo “Fastest Known Time” (FKT) o lo que es lo mismo, una nueva marca de velocidad. Lo ha hecho con 26h saliendo desde el Campo Base del Everest, situado en el antiguo monasterio de Rombuk (5.100m) hasta la cima, situado en 8,848m..

La cima la ha conseguido por la cara norte de la montaña más alta del mundo (8.848m) siguiendo la ruta tradicional. Kilian Jornet iniciaba el reto al Campo Base del Everest (5.100m) el 20 de mayo a las 22h hora local (+5: 45 GMT).

A las 12h15 hora local estaba de vuelta en el Advanced Base Camp del Everest (6.500m), donde confirmaba la cima, conseguida a medianoche, 26 horas después de iniciar el ascenso. Habitualmente, las expediciones tardan unos cuatro días para hacer cima saliendo desde el Advanced Base Camp.

38 horas después de comenzar el reto, y al llegar de vuelta al Advanced Base Camp explicaba: “Hasta 7.700m me he encontrado muy bien y avanzaba según el planning previsto, pero a partir de ese punto me he empezado a encontrar mal, supongo que por un virus estomacal. Desde allí he avanzado muy lentamente y tenía que ir parando cada poco para irme recuperando. Finalmente, he hecho cumbre a medianoche”

Debido a la indisposición, Jornet decidió dar por terminada la tentativa al Advanced Base Camp en lugar de bajar al Campo Base del Everest, situado en el antiguo monasterio de Rombuk como estaba previsto inicialmente.

Este ascenso forma parte del proyecto Summits of My Life, que desde 2012 le ha llevado a viajar por todo el mundo intentando establecer récords de ascenso a las montañas más icónicas del planeta. Comenzó en la cordillera del Mont Blanc en 2012 y desde entonces ha escalado montañas en Europa (Mont Blanc y Cervino), en América del Norte (Denali) y en América del Sur (Aconcagua).

Para el reto del Everest, Jornet ha sido acompañado de Sébastien Montaz-Rosset, guía de montaña y videocámara de la expedición.

Cumbre al Everest en 26h

Los meteorólogos anunciaron una ventana de buen tiempo los días 20 y 21 de mayo. Jornet decidió marcarse el día 20 de mayo para iniciar el reto. Lo hacía saliendo desde 5.100m, en el Campo Base del Everest y antiguo monasterio de Rombuk.

El objetivo era hacer cumbre, de un tirón, sin utilizar oxígeno ni cuerdas fijas y con el mínimo material posible. Finalmente, viendo las condiciones de las diferentes rutas, Jornet optaba por intentar el ascenso por la ruta tradicional.

Kilian Jornet ponía en marcha el cronómetro a las 10 de la noche hora local (+5: 45 GMT). Desde allí, le esperaban 15,2km por la morrena del glaciar hasta llegar al Campo Base Avanzado (ABC, 6.400m). Tardó 4h35 en unir los dos puntos y llegaba al ABC a las 2:35 de la madrugada. Al llegar, descansó durante dos horas para continuar la ascensión.

Al llegar, explicaba: “Es importante llegar fresco a los 8.000m si quería tener oportunidades de hacer cumbre. Por eso, sabía que en la primera parte tenía que ir regulando y guardando fuerzas para la parte final”. Jornet había dejado parte del material técnico en el Advanced Base Camp, y se lo llevaba para afrontar la parte más técnica de la expedición a las 4:30 de la madrugada.

Al salir del ABC, encaraba la subida para cruzar el campo 1 a 7.000m. Eran cerca de las 6:30 de la madrugada al llegar y registraba 8 horas desde la salida. De allí, encararía la subida hacia el campo 2, distribuido entre 7.600m y 7.800m. Allí le esperaba Seb Montaz, que le filmaría durante el ascenso y después volvería al Advanced Base Camp para informar de su situación.

Jornet, por su parte, continuaba con la ascensión. A partir de los 7.500m se empezó a encontrar débil y con un fuerte malestar en el estómago. Por ello, decidió detenerse durante 15 minutos en el campo 3 (8.300m) para descansar y explicaba: “No me encontraba muy bien y avanzaba muy lentamente. Cada pocos metros tenía que detenerme ya fuera con vómitos o con rampas. A pesar de todo, me encontraba bien en altura y decidí continuar “.

Desde allí, Jornet superaba la parte más alta de la cima y llegaba a la cumbre a medianoche, 26h después de salir. La noche era clara, sin nubes ni viento, y Jornet explicaba: “Subir a la cima del Everest sin cuerdas fijas no es algo que se pueda hacer todos los días! Vi una puesta de sol espectacular y finalmente, a medianoche llegaba a la cima. Estaba solo pero veía luces de frontales tanto en la vertiente norte como en la sur de expediciones que comenzaban el ascenso. Enseguida empecé a bajar, para poder llegar lo más rápidamente posible al ABC”.

Antes, sin embargo, volvería a parar durante una hora en el Campo 3 para descansar antes de encarar la parte final del descenso. Así, llegaba de nuevo al Advanced Base Camp a las 12h15 hora local, 38h después de empezar el reto. Debido a la indisposición, Jornet decidió dar por terminada la tentativa al Advanced Base Camp en lugar de bajar al Campo Base del Everest, situado en el antiguo monasterio de Rombuk, como estaba previsto inicialmente.

Por su parte, el videocámara Seb Montaz ha seguido a Kilian Jornet durante parte de su reto. Montaz salió del Advanced Base Camp a las 3h20 de la madrugada y subió hasta 7.500m para esperarlo y filmar imágenes de su ascenso y de los campos de altura del Everest. Montaz subiría hasta los 8.020m para filmar material. Desde allí, bajaría de nuevo hasta el Advanced Base Camp para esperar a Jornet de vuelta, subiendo de nuevo hasta los 7.000m para recibirlo. Un puñado de horas en la montaña también para este guía de montaña reconvertido en videocámara. De momento, Jornet y Montaz se quedarán en el Advanced Base Camp para recuperarse del esfuerzo de una jornada titánica.

El Everest, segundo asalto

En septiembre del 2016 Kilian Jornet hizo una primera tentativa en la montaña más alta del mundo. A pesar de encontrarse bien aclimatados y en buenas condiciones físicas, el equipo no pudo hacer ninguna tentativa de ascenso, debido a una climatología muy adversa. Este año se ha cambiado la temporada y se ha viajado en la temporada primaveral. Las condiciones meteorológicas han sido bastante favorables para el equipo, que ha podido aclimatarse en buenas condiciones y prepararse para el reto.

Una aclimatación rápida para ser más eficientes

Antes del Everest, Kilian Jornet había pasado dos semanas en otro 8.000, el Cho Oyu (8.200m). El objetivo de la expedición era prepararse bien para el Everest y, también, probar un nuevo tipo de aclimatación, según explicaba: “En cuatro semanas hemos hecho dos cumbres de 8.000m así que la aclimatación que hemos hecho parece que funciona. Hemos estado entrenando en hipoxia unas semanas antes y fuimos a aclimatar los Alpes antes de venir. Este tipo de aclimatación exprés parece funcionar y el cuerpo se fatiga menos y por tanto llegamos más fuertes el día del reto”.

Kilian Jornet llegó el pasado día 10 de mayo al Campo Base del Everest, situado en 5.100m. Jornet escogió la cara Norte de la montaña, que es la menos habitual. El día después de llegar, Kilian Jornet subió hasta el campo base avanzado (ABC, 6.400m) para continuar con su aclimatación y subía, el día 11, hasta 7.600m. Al bajar de nuevo al ABC explicaba: “Me he sentido muy bien, estoy teniendo muy buenas sensaciones en altura, creo que estamos haciendo una buena aclimatación”.

 

El domingo 14 de mayo fue un día de reposo antes de afrontar, el día 15, el último gran entrenamiento. Saliendo desde el ABC, Kilian subió y bajó desde 6.400m hasta 8.400m en poco más de 9h. Su objetivo era, por un lado, aclimatarse, y por otro ver como estaba el terreno. Al subir se dio cuenta rápidamente de que no sería posible hacer un ascenso por los corredores Norton o Holbeirn tal y como había previsto en un inicio; la vía estaba demasiado helada y podía resultar peligrosa. El día 17 de mayo, Kilian Jornet bajaba de nuevo al Campo Base para descansar; había terminado el periodo de aclimatación. Había que esperar sólo una ventana de buen tiempo para poder hacer el intento de ascenso a la cima.

 

Tiempos de paso acumulados

Everest Base Camp (5.100m) – Everest Advanced Base Camp (6.400m): 4h35

Descanso de 2h en el
Everest Advanced Base Camp

Everest Advanced
Base Camp (6.400m) – Cumbre (8.848m): 26h (Descanso de 15’ en el Campo 3 de
subida y 1 hora de bajada)

Cumbre (8.848m) –
Everest Advanced Base Camp (6.500m): 38h

Kilian Jornet corona el Everest

Kilian_xx.ss

Kilian Jornet ha hecho cumbre en el Everest, en la medianoche (hora local) del 21 al 22 de mayo. Para ello no ha utilizado ni oxígeno, ni cuerdas fijas y lo ha hecho de una sola tirada.

La cima la ha conseguido por la cara norte de la montaña más alta del mundo (8.848m) siguiendo la ruta tradicional. Kilian Jornet iniciaba el reto en el Campo Base del Everest, situado en el antiguo monasterio de Rombuk (5.100m) el 20 de mayo a las 22h hora local (+5:45 GMT).

A las 12h15 hora local del 22 de mayo estaba de vuelta en el Advanced Base Camp del Everest (6.500m) donde confirmaba la cima, conseguida a medianoche, 26 horas después de iniciar el ascenso.

38 horas después de comenzar el reto, y al llegar de vuelta al Advanced Base Camp, explicaba: “Hasta 7.700m me he encontrado muy bien y avanzaba según el planning previsto, pero a partir de ese punto me he empezado a encontrar mal, supongo que por un virus estomacal. Desde allí he avanzado muy lentamente y tenía que ir parando cada poco para irme recuperando. Finalmente, he hecho cumbre a medianoche

Debido a la indisposición, Jornet decide dar por terminada la tentativa en el Advanced Base Camp en lugar de bajar al Campo Base del Everest, situado en el antiguo monasterio de Rombuk, como estaba previsto inicialmente.

Una vez se tenga más información sobre el reto, se informará a través de los canales de Summits of My Life.

 

Everest: Update expedition

Seb Montaz Rosset ha regresado al Advanced Base Camp del Everest (6.500 metros). Como estaba previsto, Seb ha salido antes del ABC y se han encontrado con Kilian alrededor de 7.500 metros. Seb lo ha visto en buena forma y Kilian ha continuado el ascenso. Las condiciones meteorológicas parecen acompañar. Seb ya se encuentra de vuelta en el Advanced Base Camp, tal y como estaba previsto. ¡Seguiremos informando!

Kilian Jornet inicia el reto del Everest dentro del proyecto Summits of My Life

Kilian Jornet ha comenzado hoy 20 de mayo su proyecto personal en la cara norte del Everest. El atleta de la Cerdanya intentará establecer una nueva marca en el ascenso y descenso de la montaña más alta del mundo (8.848m) sin utilizar oxígeno artificial. Este reto forma parte de su proyecto Summits of My Life, que desde 2012 le ha llevado a escalar cimas todo el mundo con un estilo minimalista y purista.

El reto en el Everest se ha iniciado hoy a las 10pm hora local desde el Campo Base de la cara norte del Everest, situado en el antiguo monasterio de Rongbuk (5.100m). Desde allí Jornet se dirigirá, primero, hasta el Advanced Base Camp, a 6.500m para intentar después hacer cumbre a 8.848m.

Finalmente, Jornet ha escogido la vía normal por la arista para intentar el ascenso. El hielo acumulado en el corredor Norton, por donde tenía previsto subir inicialmente, le ha hecho cambiar de opinión y optar por una ruta más segura.

Para llevar a cabo este reto, Jornet no cuenta utilizar oxígeno ni cuerdas fijas y utilizará el material más ligero posible.

Al iniciar el reto Jornet ha explicado que: “Me encuentro muy bien físicamente y a nivel de aclimatación me parece que hemos hecho un muy buen trabajo. Esperamos que la meteorología nos acompañe y podamos intentar completar este reto que también cerraría el proyecto Summits of My Life. ¡Nos espera un día largo y duro en la montaña pero que seguro que será también una experiencia preciosa

No se tiene constancia de que nadie haya intentado este reto anterior por lo que determinar el tiempo que tardará Jornet en completar el reto se convierte complicado.

Los canales de Summits of My Life irán informando de todas las novedades de la expedición.

3_low

#OurEverest

Captura de pantalla 2017-04-25 a les 17.54.01

Kilian Jornet está preparado para la gran aventura de este 2017. Después de participar ayer en la Mezzalama, donde terminó segundo formando equipo junto a Marti Werner y Martin Nthamatten.

Sin tiempo para descansar hoy se embarca en un avión rumbo al Himalaya, donde espera pasar las próximas semanas en dos proyectos alpinísticos muy diferentes.

Primera parada: Cho Oyu

En la primera parte del viaje, Kilian Jornet intentará ascender al Cho Oyu (8.201m), la sexta montaña más alta del planeta. Para esta expedición Jornet viajará junto a su compañera Emelie Forsberg.

Jornet y Emelie buscaron una cima en la que el campo base fuera fácilmente accesible. Después de barajar distintas opciones se decantaron por esta montaña.

Según explicaba Jornet: “Será interesante ver cómo nos sentiremos, ya que la aclimatación deberá ser muy rápida. Hemos estado preparando esta expedición desde hace unas semanas, pero no será hasta que lleguemos allí que sabremos como reaccionará nuestro cuerpo. Será una experiencia interesante pues será el primer 8.000m de Emelie y me gustará estar allí para acompañarla. Por mi parte, también será una buena preparación con vistas al Everest, ya que llegaré allí más aclimatado”.

El tándem estará durante dos semanas en el Cho Oyu antes que Jornet se prepare para afrontar la segunda parte del viaje.

Everest, el gigante que queda

Así, a mediados de mayo Jornet viajará hacia el Tíbet para llegar hasta el monasterio de Rongbuk, a 5.000m y punto de inicio de la expedición al Everest (8.848m). En esta ocasión, el equipo se hace todavía más minimalista y solo el cámara Sébastien Montaz-Rosset le acompañará. En esta expedición Jornet tiene como objetivo coronar la montaña más alta del mundo y culminar su proyecto personal Summits of My Life.

Desde hace seis años Jornet ha viajado por todo el mundo intentando establecer récords de ascenso en las montañas más icónicas del planeta. Empezó en la cordillera del Mont Blanc en 2012 y desde entonces ha escalado montañas en Europa (Mont Blanc y Cervino), en América del Norte (Denali) y en América del Sur (Aconcagua). Ahora, para cerrar el proyecto, se plantea por segunda vez el ascenso al Everest después de que la expedición debiera posponerse en septiembre del 2016 debido a las malas condiciones meteorológicas.

El equipo tenía previsto viajar al Himalaya en la temporada de otoño, pero al no poder obtener los permisos, se decidió avanzar la expedición para hacerla en primavera, según comentaba Jornet: “Este año la experiencia será diferente a la de 2016, ya que en el campo base habrá más gente, pues el año pasado estábamos solos. Nuestra idea de hacer el intento en agosto-septiembre tenía su explicación y es que en esos meses las temperaturas suelen ser un poco más cálidas y hay menos riesgo de congelaciones. A pesar de todo, la experiencia del año pasado nos aportará un conocimiento que será vital para aplicarlo en la expedición”. 

Igual que en la campaña anterior, el equipo de Summits of My Life intentará hacer cumbre por la vertiente norte del Everest. La cara norte es la más desconocida, puesto que la mayoría de expediciones comerciales lo hacen por la ladera sur. Jornet desconoce todavía la ruta que empleará en su intento de ascensión, y dependerá de las condiciones meteorológicas del momento. En un principio, su idea será intentarlo ya sea por el corredor Norton o por el Horbein.

Durante los primeros días el equipo tiene previsto instalarse en campo base avanzado (ABC), situado a 6.500m. Desde allí, harán diversas salidas para aclimatar y reparar el terreno antes de bajar al punto de inicio del reto. Esta es la idea base del proyecto Summits  of My Life, donde se contabiliza un ascenso cuando se conquista saliendo desde el último punto habitado para regresar al punto de origen una vez alcanzada la cima. En este caso, el punto de salida será el monasterio de Rongbuk, a 5.000m.

Jornet sabe que en el caso del Everest los puntos más importantes a tener en cuenta serán la altura y las condiciones meteorológicas: “Hay muchos factores que están en el aire y que dependerán de como me encuentre en altura y las condiciones que se den durante nuestra expedición. Será allí donde tomaremos las decisiones, pero sabiendo que queremos hacer como lo hemos hecho hasta ahora: ligeros y rápidos. Hay gente que se piensa que es un reto de locos, pero para mí la montaña es un espacio de libertad donde cada uno hace lo que cree que debe hacer. Yo busco ir ligero para poder moverme con rapidez. De esta manera, pasamos menos tiempo en altitud y nuestro cuerpo se fatiga menos, aunque somos conscientes que eso añade un punto de riesgo a la expedición. Sin embargo, poniendo todos los elementos en la balanza, esta es la manera que escogemos y la que intentaremos hacer de nuevo en el Everest”.

Kilian Jornet tiene previsto pasar un mes en el Everest para poder hacer la tentativa antes de regresar a Europa.

Our Everest, una campaña global

Durante la expedición se usará el hastag #OurEverest para seguir la evolución del reto. De esta manera se quiere unir a la comunidad de seguidores que han impulsado el proyecto desde el primer día y que han contribuido a hacer que el Everest sea hoy una realidad.

Jornet explicaba: “Hace cinco años que empezamos este reto juntos, y con los valores y nuestra manera de ir a la montaña hemos llegado hasta aquí. Aunque no sabemos qué pasará tengo claro que este no es mi Everest, sino nuestro Everest, de todos los que de alguna manera han aportado un grano de arena para que este proyecto sea una realidad”.

Se podrá seguir el proyecto en http://everest.summitsofmylife.com/ y en las redes sociales del proyecto,Facebook y Twitter.

unnamed

Crónica de #SoMLEverest por Kilian Jornet

El pasado mes de agosto Seb Montaz Rosset, Jodi Tosas, Vivian Bruchez y yo iniciamos la expedición para afrontar la ascensión al Everest. El objetivo: intentar establecer una nueva marca saliendo desde el monasterio de Rombuk, subir a la cima por la cara norte y volver a bajar. Un reto que no pudimos completar, pero que nos ha permitido aprender sobre la montaña y el alpinismo. Cuatro años después de emprender el proyecto de Summits of My Life, que nos ha llevado a subir el Montblanc, el Elbrus, el Cervino y el Aconcagua, seguimos con la ilusión de completar este apasionante reto con el Everest.

kj_amb-mosca

El día 7 de agosto llegábamos a Katmandú. Teníamos fecha de ida, pero no de vuelta, aunque el objetivo era hacer cumbre en unas cuatro o seis semanas. Todo dependería de nuestra aclimatación y de las condiciones que nos encontraríamos en la montaña, pero las sensaciones eran buenas. Teníamos ilusión y ganas de empezar el reto. Después de unas semanas de preparación en altura en los Alpes, volamos hacia Katmandú. La idea inicial era ir directamente hacia Rombuk y el Campo Base, pero algunos problemas burocráticos provocaron que no llegáramos al Tíbet hasta el día 16 de agosto.

Antes de viajar al Tíbet aprovechamos estos días para no perder la aclimatación yendo al Langtang y, de paso, ver cómo iban las tareas de reconstrucción del valle después del terremoto del año pasado.

Subimos por el valle desde Syabru Besi hasta Kianjin Gompa. Constatamos como la zona empieza a tener una cierta vida. Los lodges vuelven a abrir y los pueblos más afectados como Langtang comienzan a reconstruirse después del invierno y el monzón, en espera de que el flujo de turistas, todavía muy pequeño en este valle, se normalice para volver a la situación anterior al terremoto. El proyecto solidario que emprendimos junto con la ONG SOS Himalaya ha servido para reconstruir algunas viviendas de Langtang, pero aún queda mucho trabajo por hacer. También aprovechamos esta semana en el Langtang para subir hasta alturas de 5.500m.

Después de un largo viaje hacia Tíbet, el 19 de agosto llegamos finalmente a Rombuk, donde la carretera termina, justo delante de la cara Norte del Everest. El camino para llegar hasta aquí fue largo, pero la recompensa valió la pena: la montaña desde esta cara se presenta como una perfecta pirámide blanca con franjas de roca que la atraviesan.

Pasamos dos días en Rombuk aprovechando para subir alguna cumbre de 6.500m. El día 22 subimos hasta el Campo Base Avanzado (ABC) con 12 yaks, Sitaram -el cocinero nepalí de la agencia- y Namste, el ‘kitchen boy’ tibetano. El estado de las morrenas no permitió que los yaks llegaran a la ABC, conocido como Zombi Campo y situado a 6.500m. Finalmente, nos dejaron en la morrena, en un punto situado a 6.000m y a 5 km de la ABC, donde montamos las tiendas e instalamos lo que sería nuestro campamento para la expedición.

diarikj_1_mosca

La semana siguiente tocaba aclimatar en altura. Las sensaciones eran buenas y como la meteorología acompañaba con días largos de sol, calor y sin viento pudimos subir rápidamente hasta 7.200m hacia el collado norte, hacia el Rapiu La, subiendo hasta 7.700m, en la arista norte. Como nos movíamos solos y cada uno a su ritmo, buscamos las rutas más seguras a nivel de grietas y seracs. El día 29 subí hasta 7.700m, buscando una línea a la izquierda de los seracs del cuello Norte. Exactamente, en la cara NNE. Si las condiciones en la cara NNE eran perfectas, con nieve que hundía las botas y hielo, al llegar a la arista la cantidad de nieve fresca caída durante el monzón se hacía patente, y tuve que abrir traza hasta la cintura. Ese día llegué hasta los 7.700m. Es una sensación increíble estar solo en una montaña tan grande. Había mucha nieve que dificultaba avanzar, pero las condiciones eran buenas en cuanto a la seguridad. No había riesgo de aludes y la meteorología era muy estable aquellos días.

diari_kj2_amb-mosca

Al cabo de dos días, el 31 de agosto, decidimos hacer un último día de aclimatación, buscando los 8.000-8.200m. Esta vez, salimos con Seb y Jordi a las 3 de la mañana del campamento por la morrena y a las 6 atacamos por la cara NNE. Decidimos subir por una nueva ruta a la derecha de la cara, en un espolón y canal situado a la derecha de la vía rusa y saliendo a 7.900m a la derecha de los pináculos. La progresión era buena, las condiciones de hielo y nieve perfectas, con inclinaciones medias de 55 grados y algunas travesías o pasos en hielo. A las 12 del mediodía, en 7.600m, hubo un cambio de tiempo inesperado. Comenzó una fuerte nevada, y con ella un riesgo alto de aludes.

Tras este intento, bajamos unos días en Rombuk para descansar y esperar a que volviera la estabilidad y el buen tiempo. Queríamos intentar la cima, ya que las sensaciones eran muy buenas.

Durante estos días, el monzón se intensificó: hacía mucho viento y las precipitaciones eran constantes. El buen tiempo pareció llegar y el día 8 de septiembre hicimos un intento de cumbre con Jordi y Seb. Sabíamos que las condiciones eran complicadas, pero queríamos probarlo. Salimos a medianoche de nuestro campamento. Llegamos a las 3 al pie de la pared NNE, pasamos la rimaya, pero rápidamente, a 7.000m, nos dimos cuenta de que el viento había creado grandes placas y decidimos bajar.

foto-kj-3

 

Analizamos la situación y vimos que durante esos días la montaña se había cargado de mucha nieve y el viento había formado grandes placas, no sólo en la cara NNE sino también a la arista. Teniendo en cuenta esta situación, vimos que tenían que cambiar mucho las cosas para poder hacer un ataque a la cima con seguridad y tuvimos que posponer el reto de subir el Everest, ya que hacer un ataque rápido significaba exponerse a un accidente. Las condiciones meteorológicas no eran propicias. Teníamos que esperar a que entrara viento y limpiara la nieve, además de esperar que el tiempo se estabilizara para poder hacer el ataque de manera segura. Esto implicaba esperar nuevos permisos y aumentar el desgaste de estar esperando en la montaña.

Aún así, nos quedaba todavía una semana de permiso y aprovechamos para hacer algunas actividades por la zona. El día 11 de septiembre fui al Chang Tse, de 7.580m, desde el Campamento. El mismo día Seb esquió en el Changzheng Peak de 6.977m.

El día siguiente quise subir lo más arriba posible por la vía normal hacia el Everest. Hasta el cuello N, había mucha nieve acumulada pero la progresión era fluida. La arista N estaba con una nieve situada, ya que las placas se rompieron hasta tres veces hacia la cara N. Sin embargo, eran duras, lo que permitía una progresión muy rápida. De esta manera, pude subir hasta 7.950m antes del mediodía. Fue a partir de entonces cuando el tiempo empeoró y empezó a nevar. Bajé rápidamente siguiendo las trazas de subida y a las 15.00 h estaba de nuevo en el campamento. Definitivamente, dejábamos el Everest para otro momento.

El día siguiente, el 13 de septiembre, fuimos con el Vivian y Seb en la cima que teníamos delante de nuestro campamento, a 6.910m, entre Changtse Y el Changzheng con esquís.

Los días se acabaron y las condiciones en la montaña no cambiaban. La meteorología seguía siendo inestable y el peligro de aludes en las partes altas seguía siendo muy elevado. Nos fuimos de la montaña con una cierta sensación de frustración. Estábamos bien aclimatados para poder subir sin tomar riesgos muy elevados, pero por otra parte estamos muy satisfechos de las actividades que hemos podido hacer. Estoy muy contento del gran aprendizaje logrado en las últimas semanas en el Himalaya. Hemos visto las cosas que han funcionado y las que se deberían cambiar. Hemos aprendido y, personalmente, he crecido como alpinista. La sensación de la expedición es muy positiva pese a no haber podido llegar a la cima. Ha sido una gran experiencia que seguro que nos servirá con vistas  a volver a intentarlo en el futuro!

Kilian

kj_pujada_newsletter

Kilian Jornet aplaza el sueño de conquistar el Everest

fitxer_001

Kilian Jornet regresa del Everest sin haber podido culminar el ascenso a la montaña más alta del mundo. Las malas condiciones en el tramo final de la expedición les han impedido poder realizar la tentativa de ascenso de la cara norte del Everest.

Según explicaba Jornet: “Las primeras semanas estuvimos aclimatando muy bien y con buenas condiciones. Sin embargo, cuando empezábamos a estar listos para preparar la tentativa el tiempo empezó a cambiar. Hubo varias precipitaciones que dejaron fuertes nevadas y una acumulación de nieve importante. Así, aunque nosotros nos encontrábamos bien físicamente había mucho peligro de avalanchas y nos era imposible poder ascender en condiciones de seguridad óptimas”

A pesar de la imposibilidad de llevar a cabo el reto, Jornet está satisfecho con la experiencia. Hay un poco de frustración porque estamos bien aclimatados y las sensaciones son buenas, pero suponía exponerse demasiado si lo intentábamos. De todas formas estamos contentos porque ha sido una experiencia muy positiva donde hemos aprendido mucho. Estar solos en el Everest es una cosa increíble ya que no había ninguna otra expedición. Ahora volveremos a casa, para recuperar y plantearnos el futuro. Creo que sí que volveremos, seguramente cambiaremos algunas cosas pero nos llevamos una gran experiencia y un buen aprendizaje para la próxima”.

Así, después de haber estado tres semanas en el campo base de la cara norte del Everest (6.000m) aclimatando y preparándose para intentar el reto de ascenso a la montaña más alta del mundo, Jornet y el equipo de Summits of My Life aplazan el reto del Everest para una nueva campaña.

Kilian Jornet pretendía, con este reto, completar el proyecto de Summits of My Life, que desde 2012 le ha llevado a batir récords de ascenso y descenso en montañas alrededor del planeta.

[Próximamente comunicado con todos los detalles de la expedición]

2016: EL RETO MÁS AMBICIOSO DE KILIAN JORNET

Kilian Jornet se plantea este 2016 el que probablemente será uno de los desafíos más exigentes del Summits of My Life y de su vida. Después de batir récords en montañas de todo el mundo, el fin de su proyecto personal acerca con la tentativa de establecer la marca de velocidad en la montaña más alta del mundo, el Everest (8.848m). El ascenso al gigante del Himalaya se llevará a cabo durante los meses de agosto y septiembre. Una vez más Kilian Jornet afronta este reto de una manera particular, optando por una ascender de una manera purista y minimalista.

“El Everest será probablemente uno de los ascensos más exigentes que he afrontado nunca. Todo ello será un gran aprendizaje, desde ver cómo reaccionará mi cuerpo en altura, así como para aplicar esta manera de enfrentarnos a la montaña con el estilo en que usamos los Alpes. Hace muchos meses que me preparo para este reto y estoy impaciente por empezar. El proyecto Summits of My Life siempre me ha llevado a ir más allá y creo que esta vez no será diferente “, explicaba Kilian Jornet.

Kilian Jornet se enfrenta al reto del Everest siguiendo el estilo alpino, una filosofía purista y minimalista que lo caracteriza. En este sentido, y tal y como ha hecho en el resto de retos de Summits of My Life, se intentará llevar a cabo el ascenso al Everest de una sola tirada, sin paradas en campos de altura. Ésta es una de las diferencias con el alpinismo clásico, pero también el hecho de que la aclimatación se hace de manera diferente. Así, las últimas semanas antes de partir hacia el Himalaya Kilian Jornet y el resto del equipo tienen pensado pasarlo en altura, en los Alpes. Según explica Jordi Tosas: “Es una nueva manera de aclimatarse. Antes de partir hacia el Himalaya ya hemos hecho parte de la aclimatación porque hemos pasado bastantes días en altura. De este modo, cuando llegamos al campo base del Everest no debemos pasar tantos días para poder encarar el reto”. Kilian Jornet por su parte añade: “Esto nos permite estar más fuertes el día de encarar el ascenso . Si pasas muchos días en la montaña aclimatando te puede debilitar. De esta manera, con este tipo de aclimatación, nos aseguramos encarar el reto con más energía y poder tener más probabilidades de éxito”.

grafisme everest_ok

Para este proyecto se ha elegido una ruta poco practicada de la cara norte. Como en retos anteriores de Summits of My Life, Kilian Jornet comenzará desde el último lugar habitado, y desde allí el objetivo será hacer cumbre y volver al punto de salida. La salida será desde del monasterio de Rongbuk, el Tíbet. Desde allí, Kilian Jornet deberá recorrer unos 30km antes de llegar al campo base avanzado de la cara norte -Zombie Camp- (a 6.500m de altura) y, de allí, encarar la ascensión hasta la cumbre, a 8.848m. Según las condiciones, el equipo se planteará la ruta de ascenso, en la que el corredor Norton o Horbein son dos de las opciones posibles. Ésta será la primera vez que Kilian Jornet escala por encima de los 8.000m, y es por eso que comentaba: “Tendremos que ver cómo reacciona nuestro cuerpo en altura. Esta expedición será, sobre todo, de aprendizaje ya que sabemos que nos espera un largo camino por delante. La preparación será la clave, pero también necesitaremos paciencia para descubrir estas grandes montañas”

Kilian Jornet llevará a cabo el reto sin oxígeno, sin cuerdas fijas y con material ligero. Todo ello para asegurarse, tal y como explica: “Poder moverme con más rapidez. Al ir con material ligero podemos avanzar más rápidamente, aunque sabemos que también conlleva un riesgo mayor. Somos conscientes de este riesgo y la afrontamos porque finalmente es la forma en que nos gusta ir a la montaña”. El equipo tampoco se quiere plantear un objetivo temporal para el ascenso al Everest. De hecho, no se tiene constancia de que ninguna expedición haya intentado este reto en el pasado.

La expedición que viajará hasta el Everest estará formada por Jordi Tosas, alpinista y gran conocedor de la zona, además de los cámaras y guías de montaña Sébastien Montaz-Rosset y Vivian Bruchez. En la expedición había que añadir el alpinista Jordi Corominas, que finalmente no podrá participar por una lesión.

Una vez más, la forma cómo Kilian vive y siente la montaña serán la clave de esta expedición, con un equipo pequeño para un reto mayúsculo, todo bajo el paraguas de los valores de Summits of My Life: minimalismo, amistad y aprendizaje. La expedición partirá de Europa el próximo 7 de agosto y estará en la zona unas ocho semanas esperando el momento propicio para la ascensión.

lymbus-01575_baixa

“El día del ataque de la cima creemos que no habrá nadie más en el Everest. Es una época en la que no hay nadie, las cuerdas fijas debido al monzón estarán tapadas por la nieve y el Everest sólo concede un baile”, recordaba Tosas.

Kilian Jornet es consciente, sin embargo, que existe la posibilidad de que el reto no se pueda completar, y señalaba: “Que consigamos hacer cumbre depende de muchos factores. Por un lado externos, como la meteorología o las condiciones de la montaña, pero también de nosotros mismos, que estamos suficientemente preparados, etc. En cualquier caso, si no lo conseguimos, para mí no es un fracaso. Al contrario, es un aprendizaje. Sé que pase lo que pase volveremos del Everest habiendo aprendido algo. Finalmente, la montaña es la que manda y nosotros tenemos que ser humildes ante ella. Siempre estará allí, esperándonos, para una próxima ocasión”.

Si se consigue hacer cumbre en el Everest, se completaría el proyecto Summits of My Life, donde Jornet ha establecido récords de velocidad en el Mont Blanc, el Cervino, el Denali y el Aconcagua

Las novedades de esta aventura se podrán seguir a través de las redes sociales de Summits of My Life.

Facebook: facebook.com/Summitsofmylife

Twitter: @summitsofmlylife

Go to top